La promesa sin fronteras del comercio electrónico no significa una talla única para todos. Su empresa puede tener clientes de todo el mundo, pero si desea conservarlos y crecer, es crucial comprender las preferencias y comportamientos de los compradores locales y poder responder a ellos. Sin la localización, no tendrá una estrategia efectiva de comercialización y su oportunidad de crecimiento se detendrá.

Claro, el advenimiento de vender en línea significa que las fronteras convencionales ya no existen. Se espera que los consumidores gasten US $ 1 billón en comercio electrónico transfronterizo para 2020, según un informe de McKinsey.

Además, los compradores en línea no temen comprar productos de comerciantes extranjeros, como lo confirma un estudio reciente de KPMG, con ventas internacionales que representan más del 40 por ciento del total para los países ubicados en América Latina, África, Medio Oriente y Europa del Este.

Sin embargo, vender a través de las fronteras no es lo mismo que vender en casa. Si no puede crear una experiencia localizada, confiable y personalizada para los compradores, definitivamente sufrirá bajas tasas de conversión, o peor aún, no podrá ganar su negocio.

Audite a su audiencia local, mercados y recursos

Una vez que haya priorizado sus mercados y haya determinado cuáles desea optimizar, concéntrese en auditar los aspectos únicos de esos mercados que tendrán un mayor impacto en el comportamiento de compra.

Cualquier estrategia que no tenga en cuenta el idioma, la cultura, las preferencias, las necesidades e incluso las idiosincrasias del mercado local está condenada al fracaso.

Conectarse con compradores globales requiere un enfoque que trate a cada mercado de manera diferente. Esto significa localizar cada aspecto de la experiencia de compra, que incluye todo, desde el método de pago, la moneda, los precios, el texto, las etiquetas y los mensajes, hasta la fecha y la hora, el número de teléfono, los gráficos, el formato, la puntuación y las direcciones.

Crear una auditoría del mercado lo ayudará a determinar los elementos imprescindibles para tener éxito en la región.

Traducir su sitio no es suficiente

Muchos vendedores todavía creen que traducir un sitio al idioma local resuelve el problema de localización. No lo hace El inglés es el idioma del mundo digital, pero la realidad es que en la mayoría de los países, el 80 por ciento de las transacciones se realizan en el idioma local.

Sin embargo, la traducción es solo una pequeña pieza del rompecabezas. También se debe considerar la localización de contenido, producto, todos los documentos, precios, comunicación y incorporación. En última instancia, el soporte también se debe ofrecer en el idioma local.

Considere un diseño, flujo y carrito de compras diferentes

Además de la traducción de idiomas, hay muchos elementos de localización a tener en cuenta. El diseño de un sitio web para China debe diferir mucho del de Japón, incluso si vende el mismo producto. Del mismo modo, las experiencias de los usuarios que funcionan en Europa no siempre tienen el mismo impacto para los compradores en Norteamérica u otras regiones.

Al igual que con el diseño y el flujo del contenido del sitio web, los compradores esperan que su carrito de compras refleje sus preferencias y normas locales. Las tasas de conversión para carritos de compras no localizados son significativamente más bajas.

Esto implica localizar todos los aspectos del carrito, lo que significa texto, etiquetas, mensajes, fechas, horas, números de teléfono, precios, gráficos, formato, número de pasos en el proceso de pedido, longitud de los formularios, información precargada y más.

Es esencial que investigue el mejor diseño y flujo que funcionará en cada región, y luego los ajuste probando diferentes versiones y comparando sus tasas de conversión.

Los compradores en línea en Francia, por ejemplo, prefieren los carros con un esquema de color azul y blanco y un tono más formal a su texto.

Los clientes franceses también reaccionan mejor al lenguaje positivo que al negativo, como "qué hacer" en lugar de "qué no hacer". Además, en Francia, les gusta mucho el método de pago de Carte Bancaire.

Por otro lado, en China debe ofrecer Alipay como método de pago o WeChat Pay. Según nuestra experiencia, las empresas que venden en el mercado chino realizan más del 50 por ciento de sus transacciones solo a través de Alipay.

Tampoco son solo esquemas de pago o colores. Las consideraciones culturales y sociales son críticas. En China, se recomienda evitar el número cuatro, que se considera desafortunado.

En algunos países, vender en línea puede ser más difícil para las empresas extranjeras. Por ejemplo, países latinoamericanos como Brasil, Chile y Argentina tienen leyes monetarias estrictas que hacen que sea ilegal incluso publicar precios en monedas distintas a la local. Además, es un requisito previo que los clientes tengan una tarjeta bancaria emitida a nivel nacional para cualquier pago.

Necesita conocer la disposición de la tierra en cada país en el que desea tener presencia.

El precio debe ser correcto

Un factor decisivo importante al comprar en línea es el precio. Si bien algunos aspectos pueden estar fuera de su control, como el envío, la manipulación o el cumplimiento, muchos otros no lo están, como los precios apropiados para la región.

El hecho de que su producto tenga un precio competitivo en un mercado, eso no significa que lo mismo sea cierto en otro. La transparencia se puede lograr dando a los compradores la opción de ver el precio en su moneda local. Sin embargo, una mejor práctica es utilizar la tecnología de detección GeoIP, que identifica la ubicación del comprador y muestra la moneda local automáticamente.

Ser capaz de establecer los precios por ubicación le permite ajustar su estrategia a la realidad económica de cada mercado y a los costos en los que incurre al hacer negocios en esa geografía particular.